El Círculo Ahumada pide medidas contra la alcaldesa de Bildu por insultos a la Guardia Civil

El Círculo Ahumada ha pedido hoy que se adopten medidas judiciales contra la alcaldesa de Alsasua (Navarra) por proferir graves insultos contra los miembros de la Guardia Civil que en cumplimiento de su deber descolgaron una pancarta de apoyo a la banda terrorista ETA. 

La permisividad con que estas acciones se repiten casi a diario es una clara ofensa contra la Bienemérita Guardia Civil que no debe consentirse.

A continuación el artículo publicado en Mediterráneo Digital que recoge la noticia: 


Alcaldesa de Bildu a la Guardia Civil: 'Me cago en vuestra p... calavera'

Garazi Urrestarazu Zubizarreta, alcaldesa proabertzale del municipio navarro de Alsasua por la coalición Bildu, se "cagó" en la "puta calavera" de los agentes de la Guardia Civil, que habían acudido al Teatro Municipal de la localidad para investigar la colocación de una pancarta en la que se pedía la salida de las Fuerzas de Seguridad del Estado.
Dicha pancarta fue mostrada durante una pantomima en la que se comparaba a los Cuerpos de Seguridad y al Rey con los nazis el pasado 3 de septiembre.
Según el informe remitido por los Guardia Civiles a la Fiscalía de la Audiencia Nacional, Urrestarazu también les llamó "hijos de puta". Tras la colocación de la pancarta, los responsables de la misma se escondieron al percatarse de la presencia de los agentes de la Benemérita. Los guardias subieron a la azotea, donde se encontraron a tres individuos que dijeron no saber nada de la pancarta, a pesar de que, además del cartel, estaban provistos de material de escalada.
La Guardia Civil se hizo cargo de la pancarta y, en ese momento, apareció Urrestarazu, que recrimino a los agentes su presencia en la azotea, afirmando que no tenían permiso para estar allí y que la pancarta no tenía nada de ilegal. Los agentes no permitieron a la alcaldesa quedarse con el cartel. A continuación, ya que tenía que acudir a otro acto, abandonó el Ayuntamiento entre insultos.
Asimismo, varios de los participantes en el desfile del 3 de septiembre han sido identificados. En concreto, el que representaba al Rey se llama Hartiz Leoz Crespo, mientras que Óscar García Souto era que el portaba una bandera con símbolos preconstitucionales, que luego fue quemada.
El acto, que fue autorizado por el Ayuntamiento, pudo, según denuncia la AVT, caer en un delito de injurias a la Corona, castigado con penas de seis a 24 meses de cárcel.