La Guardia Civil detiene a otro yihadista en Mallorca


El cubano converso al Islam José Ernesto F. M., de 25 años, estaba preparado para viajar a Afganistán a hacer la «guerra santa». Se le acababa de terminar su contrato como recepcionista en un hotel de Mallorca y su próximo destino era el país de los talibanes. La Guardia Civil frustró ayer su viaje y lo detuvo en su casa de Cala Ratjada-Capdedera (Baleares) donde vivía con su madre, según fuentes de Interior. Se le acusa de pertenencia a Al Qaida, amenazas, adoctrinamiento y de distribuir mensajes y propaganda yihadista en Internet, entre otros delitos. Ha llegado a tener hasta 1.120 vídeos radicales en la red, la mayoría producidos por él mismo que además administraba en canales de Youtube. «Tenía carisma y la gente le seguía en Internet», señalan fuentes de la investigación. En sus últimos mensajes aparecía obsesionado con matar soldados españoles en el país talibán.
No era la primera vez que trataba de viajar a Afganistán para recibir formación terrorista; ya lo intentó a través de Paquistán, pero en Turquía lo rechazaron y tuvo que regresar a España. Igual que el yihadista detenido el pasado agosto en Cádiz llevaba una vida paralela: una en la red, de intenso proselitismo, la real; y otra «de pega», como honesto trabajador y amante hijo. Se le han intervenido varios ordenadores y dos discos duros que darán para mucho.