NOTA DE PRENSA DE APROGC: LA VERDAD OCULTA DE LA UNIFICACIÓN DEL CUERPO NACIONAL DE POLICIA Y DE LA GUARDIA CIVIL


Hace apenas unos días el Secretario General del principal sindicato del CNP, en una declaración a los medios de comunicación, demostraba su preocupación por la grave situación económica que atraviesa España y sugería la unificación del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil en un único cuerpo policial de carácter estatal, con el que, según “su” calculo, podrían ahorrarse "miles de millones" en seguridad, eso si, con 40.000 agentes menos.
      Podemos entender el deseo de ese policía en compartir espacio y trabajo con otro cuerpo policial, la institución más valorada del Estado, y con más de 160 años de brillante historia, y con altas cotas de eficacia y eficaz servicio a España. Sin embargo, los miembros de APROGC creemos que esta solicitud va más allá de la simple preocupación de un sindicato policial por la crisis económica que atraviesa su país. De forma velada, esta petición vuelve a sacar a la luz uno de los principales objetivos del SUP, y de algunas asociaciones profesionales de la Guardia Civil, que sería la desmilitarización de la Guardia Civil, como paso previo para su unificación con el Cuerpo Nacional de Policía en un único cuerpo de seguridad “civil”.
      Así quedó plasmado, hace ya más de dos años, en las conclusiones del Seminario sobre modernización y prevención en las políticas públicas de seguridad que organizaron cinco sindicatos policiales del CNP en Santander, es decir, NO es su preocupación por la crisis actual lo que les induce a esta petición.
    Desde APROGC creemos que esta pretensión de luchar por la unificación se basa en el deseo de “poder”, de “monopolio” ante la posibilidad de crear un único cuerpo policial civil que asumiera además todas las competencias exclusivas que actualmente tiene atribuidas la Guardia Civil y que, integrado por unos 150.000 funcionarios, tuvieran posibilidad de sindicación plena y afiliación a sindicatos de clase (CC.OO., UGT, etc.). En ese escenario, un solo cuerpo de policial civil, la seguridad del Estado estaría en mano de esos líderes sindicales-policiales. 
    APROGC tratará de desenmascarar estas peticiones veladas, que crean desconcierto, desasosiego y desconfianza entre los ciudadanos hacia los cuerpos policiales españoles y en las que, más allá de los intereses de un sindicato, se encuentran intereses de otro tipo. APROGC defiende el esquema básico del modelo policial español, por haber demostrado su eficacia y fiabilidad; pero recordando que tiene una asignatura pendiente, reconocer a cada cuerpo el trabajo que realiza, y aquí el Estado tiene una deuda pendiente con la Guardia Civil y los guardias civiles.

16 de Septiembre de 2011
Asociación Pro Guardia Civil