Fernández de Mesa quiere cerrar la Academia de la Guardia Civil de Úbeda-Baeza

Ana Burrieza.11.01.12. El nuevo Director General de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa se ha marcado como objetivo inicial de su mandato el recorte de los gastos en la Benemérita. Y para ello tiene decidido meter la tijera en las partidas de gasto importantes. Entre sus planes está el cierre de la histórica Academia de la Guardia Civil de Úbeda-Baeza, que podría anunciarse la próxima semana, según ha podido saber Diario El Aguijón de fuentes del Partido Popular muy bien informadas. Esto generará sin duda una nueva polémica en torno a Fernández de Mesa cuyo nombramiento no fue nada bien recibido en la Guardia Civil.

La decisión del cierre de la Academia está prácticamente tomada y la propuesta, afirman nuestras fuentes en Génova, se ha puesto ya sobre la mesa de los mandos de la Guardia Civil, con quienes Fernández de Mesa habría estado reunido en la Dirección General la pasada semana para analizar las partidas presupuestarias por donde se puede reducir el gasto. Los números analizados son claros. En la Academia hay alrededor de 500 personas empleadas entre profesores y personal auxiliar, mientras que el número de alumnos ha descendido de forma notable por la reducción de oferta de empleo pública, siendo los alumnos actuales menos que los profesores.

La academia se trasladará a las instalaciones de Valdemoro
La decisión iría acompañada del traslado de la Academia de la Guardia Civil a las instalaciones del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada en la madrileña localidad de Valdemoro, ya que las instalaciones de la academia de Aranjuez y Guadarrama están completas. Según los planes de Fernández de Mesa, Valdemoro tiene las condiciones para poder albergar a “una parte sensata de ese profesorado” que se reduciría en correlación directa al número de alumnos a los que tengan que formar. El personal sobrante se destinaría a otras unidades del cuerpo y a otra parte –que todavía no se ha cuantificado-, sobre todo a los más mayores se les jubilaría o pasaría a la reserva. Lo que no parece todavía claro, es el destino que se dará a las instalaciones una vez dejen de albergar a la actual academia, si bien nuestras fuentes no descartan que puedan ser vendidas para paliar las maltrechas arcas públicas.

Duro golpe al prestigio de la Guardia Civil y a la economía local.
La drástica medida supondrá un duro golpe tanto al prestigio y a la historia de la Guardia Civil, como a la economía de las localidades de Úbeda y Baeza. Los comerciantes, hosteleros y empresas de transportes obtienen una parte importante de sus ingresos gracias a la Academia y a la actividad económica que su presencia genera. Su desmantelamiento supondrá un nuevo jarro de agua fría para la zona, una de las más castigadas por el desempleo.