En España faltan 3500 guardias civiles sólo para cubrir las bajas y garantizar la operatividad

El presidente de la Asociación Profesional Pro Guardia Civil (APROGC) ha señalado en una entrevista concedida a Diario El Aguijón la falta de más de 3500 guardias civiles y que la operatividad de la Benemérita corre peligro por esa falta de medios. Además ha analizado para nuestro diario toda la actualidad de la institución mejor valorada de España, la Guardia Civil, y las mejoras que desde su punto de vista son necesarias para mejorar su eficacia.

César Román.03.04.12. Nos recibe cordialmente, pero sin grandes fastos, fiel al estilo estoico y militar de la Guardia Civil. En su forma pausada y firme al hablar se nota, casi desde el principio que Fernando Ramírez, es un guardia civil que guarda y muestra la esencia del cuerpo. Este veterano cabo destinado en la Agrupación de Tráfico, es el presidente de la asociación profesional APROGC (Asociación Pro Guardia Civil), la asociación con mayor crecimiento en afiliación del último año de cuantas existen en el Instituto Armado. Desgranamos con él la actualidad del cuerpo.
Pregunta- Menudo cruce de comunicados han tenido ustedes a cuenta de la huelga general con AUGC ¿no?
Respuesta- Nosotros hemos emitido un comunicado en el que explicamos son sencillez que como guardias civiles nadie, ni AUGC ni nadie, tiene que venir a decirnos cómo debemos comportarnos en una huelga general, y menos pedirnos que nos comportemos prudentemente o flexiblemente, porque la Guardia Civil a lo largo de nuestros 168 años de vida ha demostrado sobradamente que somos flexibles y prudentes por naturaleza. Pero es que además, en el cuerpo no gustó nada que se hiciera un comunicado de apoyo a la huelga general, porque es contrario a la independencia de la que la Benemérita ha hecho gala a lo largo de su historia, además de que ese tipo de opiniones nos las prohíbe la ley, y nosotros estamos para cumplir y hacer cumplir la ley. Con nuestro comunicado hemos demostrado que esa es la opinión sólo de una asociación y no de toda la Guardia Civil, aunque algunos haya veces que hablen como si fueran los representantes de todos los guardias civiles.
P- ¿Cómo y para qué nació APROGC?, porque a cuento de este cruce de comunicados desde otras asociaciones les señalan con el dedo a ustedes poco menos que como los topos del Director General.
R- Hombre, eso tiene gracia porque quienes andan diciendo esas cosas, son los que están todo el día reunidos en la dirección, cosa que nosotros respetamos, pero que con nosotros no ocurre. APROGC nació precisamente porque un grupo importante de guardias civiles no compartíamos la imagen que se estaba dando del cuerpo y creemos que hacen falta muchas mejoras, pero que las formas en que se estaban reclamando no son propias de la Guardia Civil. Nosotros estamos orgullosos de ser guardias civiles, un cuerpo de servicio civil y naturaleza militar y defendemos nuestra historia como el acerbo que nos hace ser lo que somos y por ello somos respetados por los ciudadanos que es a quienes nos debemos. Hay muchas cosas que mejorar, pero la manera de lograrlo no es con manifestaciones a las puertas de la dirección acompañados de los sindicatos o de Izquierda Unida, o haciendo ruedas de prensa encapuchados. Eso es un desprestigio para todo el cuerpo y nosotros estamos en contra de desprestigiarnos para salir en los periódicos a toda costa, porque lo más valioso que tenemos es nuestra imagen.
P- Hablando de la naturaleza militar de la Guardia Civil, el Tribunal Supremo ha denegado recientemente un recurso de la Unión de Oficiales que pedía que se eliminara la naturaleza militar de la Guardia Civil mientras presta servicios civiles ¿qué les ha parecido?
R- A nosotros nos ha parecido de sentido común, porque nosotros siempre hemos defendido que no dejamos de ser guardias civiles y nos convertimos en policías cuando no estamos en misiones bajo el mando del Ministerio de Defensa. Somos guardias civiles siempre, en todo momento, y la Guardia Civil tiene desde su fundación naturaleza militar. El Tribunal Supremo ha venido a explicarles a quienes no quieren que la Guardia Civil tenga ese carácter militar, yo diría que de forma muy didáctica, qué es la  Guardia Civil, y cómo no se puede separar una cosa de la otra. El día que la Guardia Civil deje de ser militar, será otra cosa, pero ya no será la Guardia Civil, ni tendremos la eficacia y operatividad actual. Nosotros estamos orgullosos de ser guardias civiles y militares, y si alguien no está de acuerdo con eso, no los entendemos porque este es un cuerpo donde se ingresa voluntariamente sabiendo dónde se entra.
P- Sobre las mejoras que citaba antes ¿Cuáles son las más importantes para APROGC?
R- Hay muchas mejoras por hacer, porque tradicionalmente prestamos un servicio muy extenso a la sociedad con medios muy escasos. Es algo intrínseco a nuestra historia y en la Guardia Civil se ha hecho de esa necesidad, una virtud. Sin duda alguna hay que mejorar la afrenta que supone la diferencia de sueldos respecto a otros cuerpos policiales y que se nos prometió en las elecciones que íbamos a ser igualados, y no se ha hecho. Otro de los elementos que sin duda es necesario afrontar de forma decidida es la reforma de las casas cuartel, que en muchos casos están en condiciones indignas para vivir. Además, los medios para prestar el servicio también necesitan de una profunda revisión, como por ejemplo la demanda de los chalecos y las medidas de autoprotección, además de que hay que ver qué pasa con la falta de personal.
P- Hablando de falta de personal, hay muchos cuarteles que se están cerrando en horario de oficina e incluso se han dado casos en los que algunos cuarteles han tenido que cerrar por falta de personal ¿Cuánto personal falta?
R- Desde la Dirección Adjunta Operativa se lanzó ya una circular alertando que la falta de personal estaba poniendo en riesgo la operatividad de diversas unidades. No es una crítica, es un dato objetivo, porque cuando se lanza esa circular no se hace porque sí. Si atendemos a que las promociones necesarias para mantener las bajas son de unos 2000 guardias anuales y que llevamos dos años ya con promociones de sólo unos centenares, veremos que en estos momentos pueden hacer falta unos 3500 guardias civiles sólo para cubrir las bajas y garantizar la operatividad sin problemas. Es una mala noticia el cierre de cuarteles por falta de personal, porque eso puede generar en muchas zonas, sobre todo en el mundo rural, una desprotección de los ciudadanos.
P- De hecho hay zonas en las que los vecinos ya se están organizando en patrullas ciudadanas…
R- Efectivamente, ha salido en prensa,  y eso no es una buena noticia porque los ciudadanos no tienen que proporcionarse su propia seguridad, sino que es una función que tenemos que ejercer los cuerpos y fuerzas de seguridad tal y como establece la ley, con los medios humanos y materiales necesarios.
P- En esta época de recortes que estamos viviendo y que también afecta a la Guardia Civil, una de las cosas que más ha alarmado es el posible rediseño del despliegue con cierres de cuarteles e incluso hay quienes andan hablando de transformar el servicio a través de unidades móviles de denuncias.
R- Se están escuchando muchas cosas, pero hasta que no conozcamos oficialmente el planteamiento de la dirección general debemos dejarles trabajar. Se ha llegado a publicar que se iban a cerrar hasta un cuarenta por ciento de los cuarteles en algunas zonas. Y nosotros ante eso pedimos cautela y sentido común porque en muchas zonas de España, si la Guardia Civil no tiene un buen despliegue por la extensión y por las comunicaciones, pueden quedar muy desprotegidas. Sí nos parece que los cuarteles se deben mantener y para eso es necesario cubrir la plantilla necesaria, y de hecho si se hace una encuesta entre los ciudadanos, veremos que la mayoría quieren tener el cuartel de su municipio abierto y operativo. La Guardia Civil fue la primera policía de proximidad que ha existido en la historia de España y cosas que algunos cuerpos acaban de descubrir hace unos años se llevan haciendo en la Benemérita desde hace 168 años. Esa proximidad y trato con los ciudadanos es lo que nos hace ser eficaces y lo que funciona bien no debe cambiarse.
P- Cuando se convoquen las elecciones al consejo de la Guardia Civil ¿se presentará APROGC?
R- Sí, eso está decidido, y esperamos contar con el respaldo de muchos compañeros. De hecho, el crecimiento de la asociación nos hace pensar que obtendremos un buen resultado para desde la presencia en el Consejo fomentar esas mejoras de las que hemos hablado y que son necesarias para que los ciudadanos sigan disfrutando de una Guardia Civil moderna y eficaz, pero que guarde los valores tradicionales que nos han hecho ser lo que somos.
P- Usted sabe que desde otras asociaciones se les está acusando de ser una asociación títere de los altos mandos.
R- Nosotros no entramos en esa pelea porque no estamos aquí para criticar lo que otros dicen, sino para proponer nuestras ideas en positivo. En APROGC hay guardias de todas las escalas, y como demostraremos en esas elecciones que usted mencionaba, se demostrará en ese momento oportuno que APROGC tiene una fuerte presencia en todas las escalas. Yo por ejemplo soy cabo, y dudo mucho que una asociación formada sólo por mandos, eligiera a un cabo para presidente, si fuéramos una asociación clasista o elitista. Nosotros estamos aquí para ayudar a mejorar esas condiciones de las que hablábamos, preservando lo que somos y por los conductos adecuados.
P- Hablando de conductos adecuados y de mejoras. Recientemente se ha criticado que existan peluqueros en la guardia civil o guardias destinados a funciones que no son estar en la calle patrullando ¿qué opina APROGC de todo esto?
R- Lo primero que es una exageración porque con ese tipo de informaciones parece que hay más guardias cortando el pelo o pintando casas que haciendo funciones de seguridad. En un colectivo de más de 80.000 personas las destinadas a estas funciones son escasísimas. Además, hay otro elemento que hay que tener en cuenta, y es que si con la escasez de medios que tenemos, tuviésemos que recurrir a personal externo para arreglar por ejemplo desperfectos en los cuarteles, además de salirle más caro a los ciudadanos, no se llegaría a hacer esos arreglos nunca, y esperando un fontanero tardaríamos semanas. Esas críticas, que como decíamos antes, van más enfocadas a salir en los periódicos incluso a costa de desprestigiarnos, no nos benefician en nada, porque si desde la dirección general se tomaran al pie de la letra esas críticas se podría anular ese servicio, que en muchos casos supone un gran beneficio a un número muy importante de guardias, y sobre todo no se puede generalizar una mala imagen como esa que no se corresponde con la realidad.
-Muchas gracias y mucha suerte.
- A ustedes.



Fuente: Benemérita al día